El pasado 15 de mayo, la decana del COOCYL, Inmaculada Aparicio, en representación de los colegiados de Castilla y León, remitió a la Consejería de Sanidad un escrito para solicitar el acceso de los ópticos-optometristas a pruebas diagnósticas de COVID-19, recordando que desde el Ministerio de Sanidad se ha puesto de manifiesto la conveniencia de que los profesionales sanitarios expuestos al contagio como consecuencia de su actividad tengan cierta prioridad en la realización de estas pruebas de detección del virus.

En la solicitud, se explicaba que, coincidiendo con la desescalada de las restricciones vigentes para contener la epidemia, se ha detectado una mayor petición de citas y una creciente asistencia de los ciudadanos a los establecimientos sanitarios de óptica. Aunque desde COOCYL se ha hecho llegar a los colegiados un protocolo de higienización y seguridad en dichos establecimientos, se consideraba muy conveniente que los profesionales que desarrollan su actividad en este ámbito se sometieran a estos test para minimizar los riesgos de contagio, dada la imposibilidad de mantener la distancia de seguridad recomendada durante las exploraciones optométricas, que implican acercarse a pocos centímetros para una adecuada atención profesional.

Sin embargo, en su contestación a la petición formulada desde COOCYL, recibida el pasado 25 de mayo, la Dirección General de Planificación y Asistencia Sanitaria de la Gerencia Regional de Salud rechaza la solicitud realizada desde COOCYL y comunica que la realización de test diagnósticos de COVID-19 debe ser valorada por los servicios de Prevención de Riesgos Laborales de cada empresa.

En este sentido, la Administración autonómica explica que, desde finales de abril, todas las áreas de salud de Castilla y León disponen de test rápidos de detección de anticuerpos IgM e IgG y que, desde entonces, se ha priorizado la realización de pruebas a los trabajadores de servicios esenciales, inicialmente a profesionales sanitarios y sociosanitarios expuestos a casos o materiales contaminados y después, a aquellos con elevada exposición a personas con alta probabilidad de infección (Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado, bomberos, Protección Civil, personal de centros penitenciarios y trabajadores de funerarias, transporte sanitario y gestión de residuos sanitarios).

Según la Gerencia Regional de Salud, para trabajadores “de otros sectores de servicios esenciales”, como los ópticos-optometristas, “serán los servicios de Prevención de Riesgos Laborales de sus empresas los que podrán valorar la realización de pruebas serológicas con el objetivo de realizar un estudio epidemiológico de su colectivo, siempre teniendo en cuenta la obligación de informar de los resultados a los servicios de salud a través de los centros de salud”.

ACCEDE AQUÍ A LA SOLICITUD DE TEST DIAGNÓSTICOS ENVIADA POR COOCYL A LA CONSEJERÍA DE SANIDAD

ACCEDE AQUÍ A LA CONTESTACIÓN REMITIDA POR LA GERENCIA REGIONAL DE SALUD