El oftalmólogo impartirá el 6 de febrero, en la sede del COOCYL, la sesión formativa ‘Diagnóstico diferencial en patología ocular: No es lo que parece’, una actividad eminentemente práctica

“Los síntomas y signos acompañantes nos darán la clave para un diagnóstico acertado”

 Es facultativo especialista en Oftalmología en el Hospital Universitario Fundación Alcorcón de Madrid desde 1997 y profesor adjunto del Grado de Óptica y Optometría en la Universidad Europea de Madrid desde 2006 


Comunicación COOCYL, 27 de enero de 2016
. ­El reconocido oftalmólogo guiará el próximo 6 de febrero una sesión de carácter práctico que permitirá a los participantes mejorar su capacitación en el diagnóstico diferencial a través del análisis de distintos casos clínicos. 

¿Qué objetivo tiene el curso que impartirá el próximo 6 de febrero?

El óptico-optometrista debe ser capaz de reconocer los síntomas y los signos clínicos claves y plantear correctamente un diagnóstico diferencial de las principales patologías oculares. Este es el objetivo principal de este curso. Para ello, hemos planteado un curso interactivo basado en casos clínicos que permita a los asistentes reforzar los conocimientos sobre las principales enfermedades oculares.

En las patologías oculares es frecuente lo de: “No es lo que parece”. ¿A qué se debe?

Muchas patologías oculares cursan con síntomas o signos similares. En ocasiones planteamos el diagnóstico basados solo en una imagen o una prueba, y a veces no es lo que parece. Por ejemplo, un ojo rojo puede deberse a una patología banal, como la conjuntivitis, o a una patología muy grave, como el glaucoma agudo. Los síntomas y signos acompañantes nos darán la clave para un diagnóstico acertado.

¿Cuáles son las claves del diagnóstico diferencial?

La identificación correcta de una enfermedad, distinguiéndola de otras similares, se basa en el conocimiento de las manifestaciones subjetivas y objetivas claves de cada enfermedad.

¿En qué patologías oculares es más adecuado ese diagnóstico diferencial y por qué razón?

En realidad, es aplicable a cualquier tipo de patología ocular. Cuando nos enfrentamos a un paciente con síntomas oculares, ya nos estamos planteando las posibles causas. En función de las características del paciente (edad, sexo, defecto refractivo, etc), los síntomas y las características de los mismos, así como las pruebas complementarias (tonometría, campimetría, OCT, etc), llegamos a un diagnóstico más probable, y tomamos nuestras decisiones basadas en esta sospecha.

¿Qué síntomas son los más habituales y que pueden deberse a varias patologías?

Los síntomas de las principales patología oculares los podemos agrupar en 5 grandes grupos:

  • Alteraciones visuales (disminución de agudeza visual, visión doble, moscas volantes, alteraciones del campo visual, etc).
  • Molestias o dolor ocular.
  • Lagrimeo y secreciones.
  • Ojo rojo.
  • Signos oculares externos (ejemplo: caída del párpado, pupilas irregulares, lesiones palpebrales, etc.).

En todos estos casos, son múltiples las causas de las mismas, y siempre debemos realizar un diagnóstico diferencial.

¿Qué papel desempeñan los ópticos-optometristas en la detección de patologías oculares que son derivadas a los oftalmólogos?

Los ópticos-optometristas, como profesionales de la salud ocular, deben ser capaces de tomar decisiones en casos de patología ocular. El conocimiento de las manifestaciones de las principales patologías les permitirá llegar a una sospecha diagnóstica y derivar correctamente a los pacientes para su confirmación por el oftalmólogo u otros especialistas.

Si quiere inscribirse en el curso, pinche aquí.