Vista cansada

Ocho de cada diez españoles tiene presbicia después de los 45 años

 

El síndrome de la vista cansada afectará a casi todos los ciudadanos en algún momento de su vida Los expertos recomiendan revisiones periódicas y seguir los hábitos correctos

 

El Día.es, 8 de octubre. ­Casi el 100% de los españoles padecerán presbicia, en mayor o menor medida, en algún momento de su vida y un 81% de los mayores de 45 años la han desarrollado. Hoy se celebra el Día Mundial de la Visión, en el que se recuerda, entre otros aspectos, la importancia de tener hábitos apropiados para mantener una salud visual correcta.

Federópticos centra sus recomendaciones sobre salud visual en la presbicia, una afección ocular que literalmente significa “ojo envejecido” y consiste en la pérdida de elasticidad del cristalino del ojo, con lo que se merma su capacidad para enfocar y dificulta el poder ver con nitidez los objetos cercanos.

La también conocida como vista cansada se desarrolla a partir de los 40 años y afecta al 98% de los mayores de 65. Se trata de un proceso degenerativo natural directamente relacionado con el envejecimiento, por lo que no se puede prevenir.

Los síntomas más frecuentes de la presbicia son dificultad para ver bien de cerca, dolores de cabeza y fatiga visual al final de la jornada. Eduardo Ladrón de Guevara, presidente de Federópticos y experto en salud visual, asegura que “las personas de 45 años que tienen que separarse los objetos cercanos para poder distinguir los detalles deben ser conscientes de que tienen un problema”.

“Si leer el periódico, un libro o enhebrar una aguja deja de ser algo sencillo para convertirse en una tarea complicada, es el momento de acudir a un profesional”, añade Ladrón de Guevara.

La importancia de tratar la presbicia

Cuando la presbicia aparece, hay que tratarla. Recurrir a estirar los brazos para poder enfocar mejor es algo molesto. En nuestros días, asegura el presidente de Federópticos, “cuando hablamos de una persona de 40 años, lo hacemos de alguien joven que trabaja y suele desarrollar actividades deportivas, que necesita seguir haciendo una vida normal”.

Ladrón de Guevara señala, además, que “el uso diario de dispositivos electrónicos como teléfonos móviles, ordenadores o tabletas, hace que poder ver de manera nítida en la distancia corta sea aún más necesario”.

Leer artículo completo